12.7.12

LA CUSTODIA DE UN NIÑO

IN THE FAMILY. Estados Unidos, 2012. Un film escrito y dirigido por Patric Wang. Elenco: Patrick Wang, Trevor St. John, Ssebastian Brodziak, Kelly McAndrew

Sorpresivamente uno se encuentra con un film que es una pequeña joya sin habérselo imaginado; eso es lo que depara En la Familia, primer film escrito, dirigido y actuado por Patrick Wang y uno de los mejores que se haya visto en 2012.

A través de una duración de casi tres horas que de ningún modo se hace sentir, se asiste a un drama familiar consistente en la custodia de un hijo. Si bien en 1979 el público contempló un caso parecido en Kramer vs. Kramer del realizador Robert Benton donde la lucha por la tenencia de un menor se debió al divorcio de sus padres, aquí la causa es completamente diferente y sin duda más interesante.

Wang interpreta a Joey, un apacible hombre gay, quien trata de obtener la custodia de Chip (Sebastian Brodziak) que es el hijo de su amado compañero Cody (Trevor St. John) quien falleció inesperadamente en un accidente automovilístico. Al igual que Cody, Joey fue también para el niño un entrañable padre y de allí que dio por sentado que seguiría cuidando de Chip. Pero cuando la madre de Chip falleció cuando éste nació, Cody–que aún no había conocido a Joey- dejó un testamento manifestando que si algo le llegara a pasar, sería su hermana Eileen (Kelly McAndrew) quien tendría la guardia del niño. Como ese testamento no fue modificado, Joey contempla con mucha pena cómo al no disponer de algún recurso legal probatorio que lo proteja, el niño ya no le pertenece y debe vivir con su tía que lo ha reclamado.

La homosexualidad de Joey no es un tópico que se discuta en este film sino lo que cuenta es la ilustración del esfuerzo realizado por un padre que aunque no biológico siente el inmenso dolor de no poder vivir con su hijo. En tal sentido, a lo largo del relato se pone en evidencia la humanidad de este individuo, completamente normal sin ningún problema mental o psicológico, que no se resigna a perder su vástago. ¿Cómo solucionar justicieramente un caso prácticamente indefendible?

El film destila un humanismo inmenso y cuenta con un estupendo elenco. El director logra la máxima naturalidad de sí mismo en el papel protagónico así como de los actores que lo acompañan, sobre todo en lo que concierne a la increíble espontaneidad del niño Brodziak. Como realizador, Wang da pruebas de una asombrosa madurez; en tal sentido bastaría mencionar la rigurosa puesta en escena lograda en una larga toma de casi media hora donde el atribulado y entristecido Joey trata de defender su causa frente a un jurado que sigue atentamente su historia personal para llegar a demostrar porqué merece que el niño esté bajo su tutela.

Conclusión: Un film absorbente y edificante que sin caer en el patetismo o en el sentimentalismo barato aborda un tema delicado y difícil con gran sobriedad. Wang ofrece una lección de excelente cine. Muy recomendable. Jorge Gutman

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario